11 de marzo de 2009

8 de marzo universal




Este ha sido un 8 de marzo especial por varias razones. Solo hay que vernos. Teníamos todo el día para celebrarlo y vaya si lo aprovechamos. No se nos quitó la sonrisa de la cara en todo el día, y creo que hablo por todas las que estábamos allí.
Además estrenábamos look como colectivo y las plumas fueron un éxito rotundo e indiscutible. Todo mérito de Pepa. No solo nos sentaban de lujo, nos inspiraban e inspiraban a quien encontrábamos a nuestro paso. Fue un día de celebración, de felicidad pura.

Finalmente dos cosas redondearon el día hasta hacerlo perfecto: el encuentro con Evelin, aquella activista canadiense, en el restaurante y el mensaje de Miriam desde Argentina. Este fue nuestro día verdaderamente, como lo han sido todos los 8M celebrados desde el alma hasta entonces en todos los lugares del planeta... y los que vendrán, personalizados en mi hija Celia de seis años en su primera mani del Día Internacional de la Mujer.
¡Viva la lucha de las mujeres!

Paz Blanco

1 comentario:

paz dijo...

¡Qué bonitas las boas en vuestros cuellos!!! Viva el glamour que desprenden, viva la Pepa...

Paz Casillas